11/18/2009

Su primera fiesta, Amén.


Su primera fiesta, Amén.

El domingo, Elisa asistió a su primera fiesta. Se puso de largo. Bueno, su madre la vistió. Estaba guapa y yo nervioso.

¿Qué sentiría? Me pasé todo el día insistiendo en que iba a ir al cumpleaños de Dani. Que habría tarta, que tenía a que ayudar a soplar las velas. Ella decía Amén.
Aproveché el día y un catálogo de juguetes para hablar a Elisa de S.S.M.M. los Reyes Magos y los regalitos.



- Elisa, mi vida, ya queda poco para que vengan los Reyes. ¿Sabes una cosa?, que traen regalitos. Le enseño una pegatina llena de cajas de regalos y lazos, bien, bien, aplaudimos los dos.
Hija, ¿Qué traen los reyes? – regalitos.
¿Me quieres?- mucho.
Pórtate bien, que vamos a una fiesta.- Amén. Tan contenta.

Durante la mañana, soplamos las velas una y otra vez sentados en su cuarto. Ensayamos la operación con otra pegatina. Repetía Amén.
Amén, es sentencia, es alegría, es entrega, es diversión, carcajada, misterio
Amén va unido a nuestra Virgen de la Soledad, a misa, a románico, limosna.

Tarde de domingo, de primera vez, de ilusión, de no te manches, de colonia. De todo. Incluso de Amén.

En la siesta, mientras intentaba descasar, no pude dormir. Recordé cuando de pequeño era invitado a fiestas de cumpleaños y comuniones. Soñaba con ese acontecimiento, era feliz. Llegaba a las casas y felicitaba y enseguida en cuanto que olía/ veía la comida, allí que me iba; tortilla, calamares, medianoches, croquetas…. Esos, eran mis juguetes. Lo soñaba como el día de Reyes.

Recuerdo que soñaba con quedarme encerrado en Total (el supermercado de debajo de casa). Por donde empezaría? Si, por el puesto del Señor Dámaso y sus jamones. Esas eran mis mejores fiestas.

Cuando llegué al cumpleaños, un poco más tarde, me encontré con todos menos con Elisa. La busco por la casa y la encuentro en una amplia habitación de jugar. Está metida en una casa de juguetes; con la cara colorada, sofocada, feliz. Con un tambor colgado de el cuello, un globo en la boca, una raqueta en una mano, un coche en la otra, rodeada de balones y bolas, juguetes de todos los colores y tamaños.
¡Pero hija! De quien es todo esto tan Bonito:- De Elisssssssa – Amen.
Ven, que tenemos que soplar las velas de la tarta, fuuuuuu, Amén. Otra vez. Fuuuuu Amén.
Mientras nos servían el dulce, ella volvió sola a su particular día de Reyes. Se metió en el cuarto, se empachó de regalos, y definitivamente la confundí, pensó que el 15 de noviembre era la tarde de los Reyes. Y Amén.
Bs. mi vida

2 comentarios:

berrendita dijo...

Elisa es una preciosidad, está para comérsela enterita. Dale mil besos de su 'tía' Ana. Amén. :)

Josué dijo...

gracias.Amén.